Los beneficios de la «natación» para niños

En los últimos años se ha puesto muy de moda la natación para bebés y niños en edad infantil, proliferando los centros que ofrecen esta actividad tanto en la ciudad como en los suburbios. La razón detrás de esta “moda” son los innumerables beneficios que aporta esta actividad a bebés y niños, reforzando y mejorando su desarrollo físico, motor y psicológico.

Los expertos recomiendan esperar a los 4 meses de edad para introducir a los más pequeños al mundo de la piscina, ya que lo normal es que a esa edad ya tengan bien desarrollado el sistema inmunológico y por tanto no sean tan susceptibles a infecciones, resfriados, otitis etc. Pero a partir de ese momento, la recomendación es introducirles lo antes posible puesto que los mayores beneficios se observan en los niños que han empezado las clases antes de los 12 meses.

Aunque no se puede hablar de clases de “natación” en edades tempranas ya que lo que se hace en las clases es más fomentar una leve actividad física, conocimiento del medio, relajación y disfrute en el entorno acuático, los beneficios más notables de esta actividad son los siguientes:

A nivel físico-motor:

  • La falta de gravedad permite hacer ejercicio sin forzar excesivamente músculos y ligamentos, algo muy importante en un cuerpo en pleno crecimiento y desarrollo.
  • Se refuerza el sistema cardio-respiratorio ya que el leve ejercicio que realizan bebés y niños les ayuda a desarrollar los pulmones y el corazón.
  • El ejercicio moderado también les ayuda a quemar energía lo cual resulta en mayor apetito y mejor descanso.
  • El ejercicio en el agua ayuda a desarrollar todos los músculos del cuerpo  lo cual permite mejorar la resistencia, la flexibilidad y la postura además del equilibrio.

A nivel psicológico:

  • Permite comprender mejor el entorno y tener una mejor visión espacial, lo cual fomenta un carácter más observador y creativo.
  • Ayuda a sentirse relajado y en  libertad, gracias a la falta de gravedad.
  • Refuerza el sentimiento de autoconfianza e independencia, ya que controlan su propio destino en el agua.
  • Mejora el humor.
  • Ayuda a perder el miedo a lo desconocido.
  • Las clases en grupo mejoran y fomentan la capacidad de socialización en un entorno de juegos y diversión.

Al introducir a los niños a las clases de piscina es importante tener en cuenta todo este listado de  beneficios pero también tener en consideración que es un entorno nuevo al que habrán de acercarse con precaución hasta que aprendan a nadar por si mismos con total libertad. Como padres podemos participar con ellos en la actividad, lo cual les hará sentirse protegidos y acompañados, además de mejorar nuestro vínculo afectivo al participar juntos en actividades lúdicas.

2 comentarios

    • Laura en 02/07/2012 a las 2:56 pm
    • Responder

    Me parece genial que los niños se acostumbren a la piscina desde pequeños.

    1. Como exponemos en el artículo no solo es bueno para ellos si no que además es fundamental para su seguridad. Enseñarles a nadar desde pequeños les permite disfrutar con mayor seguridad la época estival.

Deja un comentario

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999, le informamos que los datos obtenidos de este formulario serán incorporados a un fichero automatizado bajo la responsabilidad de PHIDIAS SOFTWARE SL con la finalidad de atender sus consultas y remitirle información relacionada que pueda ser de su interés.

Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante un escrito a nuestra dirección CAMINO CERRO DE LSO GAMOS 1, EDIFICIO NEGOCENTER- POZUELO DE ALARCON, 28224 (MADRID).

Mientras no nos comunique lo contrario, entenderemos que sus datos no han sido modificados, que usted se compromete a notificarnos cualquier variación y que tenemos su consentimiento para utilizarlos para las finalidades mencionadas.

El envío de estos datos implica la aceptación de esta cláusula.