Recomendaciones para evitar trastornos alimenticios en los niños

Enséñales a estar sanos y en buena forma física

Enséñales a estar sanos y en buena forma física

El culto a la belleza física es una realidad que ha acompañado al hombre desde el inicio de los tiempos. Ya en las pinturas y esculturas prehistóricas se observa un enaltecimiento de la belleza, principalmente, femenina. Los hombres prehistóricos adoraban a las mujeres más bien gorditas y morenas, representativas de su tiempo; mujeres de caderas anchas y grandes pechos lo cual se asociaba directamente a su fertilidad y capacidad de reproducción.

No obstante ese concepto ha evolucionado con el hombre a través de los siglos. Así pues en el Renacimiento Italiano se idolatraba a las mujeres redondeadas, de tez clara y casi efímeras, en tiempos de Rubens las gorditas, en los años sesenta las mujeres sensuales y voluptuosas tipo Marilyn y Sofía Loren… Y fue a partir de los años 60 y 70 que empezaron a convivir el culto hacia la mujer voluptuosa y el de la mujer casi andrógina como lo fue en su día la modelo Twiggy.  A partir de ese momento la moda empezó a decantarse más por mujeres flacas, sin curvas y de aspecto cada vez más infantil. Esta realidad ha ido en aumento hasta el día de hoy donde las modelos que más triunfan (con alguna excepción) son las de aspecto aniñado, sin curvas y de extrema delgadez.

Este nuevo canon de belleza está causando grandes problemas en el desarrollo de los/las adolescentes que aspiran a verse igual que estas modelos, llegando incluso a enfermarse para lograrlo. Para evitar este tipo de situaciones los padres tienen que concienciarse de que lo primero es una buena educación en valores en casa para hacer comprender a nuestros hijos que lo importante está realmente en el interior y que tienen que aspirar a ser personas sanas y seguras sin reparar tanto en la “belleza” exterior. Una familia comprometida con este principio será la mejor cura para evitar este tipo de situaciones y conductas.

En la página de ANRED (Anorexia Nervosa y trastornos alimenticios relacionados www.anred.com ) hemos encontrado una guía de consejos muy interesante para ayudar a los padres a comprender de dónde originan realmente este tipo de enfermedades y cómo evitar que nuestros hijos caigan en este tipo de conductas. Para facilitar la comprensión de quienes no dominan el inglés hemos procedido a traducir estos consejos. Esperamos que lo encontréis igual de interesante que nosotros.

Consejos publicados en la página de ANRED:

  •  Sé un buen ejemplo de persona sana para tu familia y amigos. Si eres mujer, siéntete cómoda en tu propio cuerpo y disfrútalo. No critiques nunca tu apariencia física. Si lo haces, estarás enseñándole a los demás a darle importancia a la belleza exterior y a ser críticos con sus propios cuerpos.
  • Si eres hombre, no critiques la apariencia de los demás y mucho menos de mujeres y niños. Utilizar expresiones despectivas como “jamoncitos” (para los muslos) “culoncita” etc… al referirse a alguien, incluso cuando se está de broma, puede herir y dañar enormemente su autoestima. Recuerda que las personas son mucho más que un cuerpo. Cada uno tiene talentos, habilidades, sueños, esperanzas, valores, objetivos- igual que tú. Trátales como te gustaría que te tratasen a ti.
  • No permitas tampoco que nadie de la familia se meta con los demás por su aspecto físico. Meterse con alguien, incluso de broma, puede tener consecuencias muy negativas.
  • Resalta la importancia de estar sano y en forma, no delgado. Hay que tener en cuenta que a veces estos conceptos no van de la mano. El objetivo máximo ha de ser siempre estar SANO y EN BUENA FORMA FÍSICA sin importar la delgadez.
  • Elogia a tus hijos por quién son, sus cualidades personales y por lo que hacen bien… no por su aspecto físico. Si a un niño que se siente poco atractivo le estamos diciendo constantemente lo guapo que es, no le estamos ayudando a mejorar su autoestima si no que le generamos ansiedad y perdemos credibilidad ante ellos.
  • Muy importante: no te pongas a régimen tú. NUNCA. En primer lugar, las dietas no funcionan y lo peor es que le transmites a tu hijo un mensaje peligroso y poco realista de que para todo existen apaños rápidos. En lugar de hacer régimen, sigue una dieta equilibrada y nutritiva y dale especial importancia al ejercicio para estar sano y en forma. Nota importante: tres de los factores más importantes que pueden motivar la aparición de desórdenes alimenticios en los niños son 1) tener una madre que hace régimen 2) tener una hermana que hace régimen y 3) tener amigos que hacen régimen. Además, las niñas y mujeres que hacen muchos regímenes tienen dieciocho veces más posibilidades de caer en un trastorno alimenticio que los que no (ANAD boletín verano 2001).
  • Promueve una dieta equilibrada, no un régimen.  Hay una gran diferencia entre estos dos conceptos. Y transmite que comer alimentos sabrosos no es algo malo. Demonizar ciertos alimentos como las patatas fritas o el helado, los convierte en la «fruta prohibida».
  • No prohíbas ningún tipo de comida y no definas algunos alimentos como “malos”. Cualquier alimento en moderación tiene cabida en una dieta sana. Asimila también lo que es un aumento de peso normal y saludable. Lo que se ve en las revistas y en la tele NO LO ES. Fomenta en tus hijos un desarrollo normal y sano.
  • Haz que las comidas sean un momento agradable. Disfruta comiendo con familia y amigos. Organiza una comida especial familiar todas las semanas, ya sea en casa o en un restaurante.
  • Vigilar lo que se come por temas de salud está bien pero preocuparse excesivamente por calorías, grasas y el peso en general pueden generar en una persona vulnerable miedos hacia la comida y sus consecuencias. Para muchas personas estas preocupaciones y expectativas desencadenan en anorexia y bulimia.
  • Si un niño está empeñado en adelgazar, llévale a un experto para que le guíe y haga seguimiento. Los médicos y dietistas pueden ofrecer información positiva sobre la comida y la pérdida de peso, contrarrestando los mitos sobre alimentos “buenos”/“malos” y fijarán objetivos de pérdida de peso realistas. Además, si el régimen se le va de las manos al niño, el médico estará ahí para detectarlo y podrá intervenir a tiempo.
  • Ayuda a tus hijos a seguir y mantener un estilo de vida activo. Esto no significa que tengas que gastarte mucho dinero en gimnasios o clubes deportivos, si no fomentar actividades como montar en bici, caminar y nadar que son actividades que se pueden llevar a cabo casi todos los días. Estar en buen estado físico les ayudará a tener una imagen propia más positiva.
  • Explícale a tus hijos los cambios naturales que tienen lugar en el cuerpo al llegar a la pubertad. A veces los niños asocian el desarrollo de las curvas femeninas con “ponerse gordo”. Las niñas tienen que comprender que es necesario este desarrollo para estar sanas y para, más tarde, poder tener hijos. Los niños también tienen que comprender esto para que se quiten de la cabeza el rechazo hacia las “niñas gordas” tan presente entre los chicos adolescentes.
  • Háblales también a tus hijos sobre las imágenes poco realistas que transmiten las revistas, la tele y el cine. Explícales que algunas modelos y actrices están así gracias a la cirugía plástica o porque han caído en enfermedades alimenticias. Es la verdad. Hazles notar que los anunciantes se ceban en las inseguridades físicas, mandando mensajes a las personas más vulnerables sobre los beneficios de estar delgado (gastándose, de paso, el dinero en los productos del anunciante). Ser flaco no te convierte en alguien seguro y popular, como tampoco lo hace el tabaco, pero las técnicas publicitarias de la industria del tabaco y de los productos para adelgazar son casi idénticas.
  • Lo más importante de todo es que debes demostrarle a la gente (no pierdas el tiempo contándoselo si no actuando) como te cuidas de manera sana y responsable. Demuéstrales como una persona competente toma las riendas de su vida, resuelve problemas, negocia sus relaciones personales y se construye una vida positiva sin caer en conductas autodestructivas. Un padre que demuestra ser un modelo a seguir es la mejor protección que se le puede dar a un hijo en un mundo lleno de amenazas entre las cuales se encuentran los trastornos alimenticios.

Estas recomendaciones os pueden ayudar pero recordad que si vuestro hijo o un conocido cae en algún trastorno alimenticio es fundamental acudir a un médico especializado cuanto antes. Cuánto más lo dejemos pasar, más difícil será la recuperación.

ARTÍCULO DE MEJORESCOLEGIOS.ES

Deja un comentario

De acuerdo con lo establecido por la Ley Orgánica 15/1999, le informamos que los datos obtenidos de este formulario serán incorporados a un fichero automatizado bajo la responsabilidad de PHIDIAS SOFTWARE SL con la finalidad de atender sus consultas y remitirle información relacionada que pueda ser de su interés.

Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición mediante un escrito a nuestra dirección CAMINO CERRO DE LSO GAMOS 1, EDIFICIO NEGOCENTER- POZUELO DE ALARCON, 28224 (MADRID).

Mientras no nos comunique lo contrario, entenderemos que sus datos no han sido modificados, que usted se compromete a notificarnos cualquier variación y que tenemos su consentimiento para utilizarlos para las finalidades mencionadas.

El envío de estos datos implica la aceptación de esta cláusula.